Mejor, hablemos del tiempo

porque como me tires de la lengua…

Posts Tagged ‘Bohemian Rhapsody

Mario Paint Composer

leave a comment »

¿Se puede ser más friki y hortera que una versión de 8 bits del Never gonna give you up de Rick Astley?

Grandioso, el mejor rickrolling de la historia (aunque el del Doom también es muy bueno). Sólo le falta un muñequito pixelado moviendo las manos…

La canción la han compuesto con el Mario Paint Composer, una versión extendida del Mario Paint de la Super NES. El compositor tan solo consta de una partitura en blanco y un un puñado de sonidos distintos para insertar, pero no tiene ninguna opción para, por ejemplo, importar y convertir una canción en mp3. Así que me da la impresión de que conseguir componer una canción reconocible en este cacharro requiere horas de práctica y paciencia. Me quito el sombrero ante las formas de perder el tiempo que tiene la gente…

Y es que los hay que se curran maravillas como el Take on me de A-ha, o el Bohemian Rhapsody de Queen enterito (sí, sigo añadiendo versiones a la entrada anterior). Sin embargo, el que más me ha llamado la atención ha sido el Thriller de Michael Jackson:

Y es que nada más escucharlo he pensado en el juego de Infectonator: World Dominator, cuando utilizas al zombi de Michael Jackson para infectar una ciudad: MJ entra en escena rodeado de zombis, suena la música, todo el mundo baila, y luego ya empieza la masacre:

Anuncios

Bohemian Rhapsody

with 2 comments

Durante mucho tiempo Bohemian Rhapsody de Queen [goEar] [Spotify] me parecía una canción rara, con trozos que me gustaban y partes que se daban de leches entre sí. Ahora me lo sigue pareciendo, pero me encanta. Imagino que el punto de inflexión fue cuando estuve el verano de 2009 en Londres y fui a ver el musical de We Will Rock You (porque verlo en España para que me traduzcan las canciones “lo quiero tó, lo quiero tó”, como que no).

We Will Rock You

We Will Rock You

La trama del musical es una castaña muy grande, y hay unas cuantas gracias y referencias que te pierdes (aunque me sigo partiendo con Scary Bush o con que Britney Spears muriera para salvar la música), pero estar ahí rodeado de gente cantando las canciones de Queen consigue emocionarte de verdad. Durante toda la obra van haciendo referencias y menciones a Bohemian Rhapsody, haciendo que el público espere constantemente que sea la siguiente canción – pero nunca lo es. De hecho, el musical acaba sin que la canten. Y es después de los aplausos cuando proyectan en letras enormes un “¿Queréis que cantemos Bohemian Rhapsody ?” y la gente grita un “Síii”, y se entra en la mecánica del “¡Pues tendréis que gritarlo más alto¡” y la gente ruge y cuando por fin los ánimos están bien exaltados, entonces salen y cantan y el público acompaña, y la canción se aprecia y disfruta como nunca: [Spotify]. (Por cierto, me encanta el vozarrón de la mala).
 

Y es que Bohemian Rhapsody marcó un hito en la historia de la música en 1975. Dada su extraña estructura (¡sin estribillo, ignominioso para la época!) y su larga duración (5:55), los productores dijeron que jamás tendría éxito. Pero Queen consiguió que sonara por la radio, y la canción se convirtió en número 1 durante 9 semanas seguidas. Fue el single más caro de la historia, y el que consiguió asentar para siempre los videos musicales. Los intentos de explicar el sentido de la canción son múltiples y variopintos, y sin duda merece la pena echarle un vistazo a su análisis. Aunque quizás lo más impresionante es el despliegue de ingenio que tuvieron que utilizar para superar algunas de las limitaciones técnicas de la época. Así, en la sección de “ópera”, para crear el muro de sonido que comprende desde los bajos de Brian May a los agudos de Roger Taylor en los “coros”, los vocalistas estuvieron tres semanas grabándose entre 10 y 12 horas diarias hasta conseguir una superposición de 180 niveles. Ni que decir tiene que todo este proceso les impidió después tocar la canción entera en directo, teniendo que llegar hasta a reproducir partes desde una cinta…

Como toda obra famosa, la canción más emblemática de Queen cuenta con un sinfín de versiones. Empiezo por un tremendo vídeo de Los Teleñecos, donde, además del genial chiste con el que cierran, destacan especialmente los agudos de Beaker:

 
Sin embargo, mi versión favorita hasta el momento es un directo (en Berlín) de The Ten Tenors [Spotify], en el que se marcan un homenaje glorioso a ABBA en el minuto 3:46 cuando empieza el “Mamma mia let me go” y ellos meten un par de estrofas de Mamma mia [goEar] [Spotify], que rematan con un “I could never let you go” original de los suecos. Sublime. A ver si en esta línea alguien se atreve a meterle mano al final de la canción con el “Nothing really matters, love is all we need” de Madonna…

Para acabar, decir que aunque no todas las versiones son buenas, siempre las hay que aportan un nuevo punto de vista, como es la de -atención- Rhythms del Mundo featuring Augusto Enríquez: [Spotify]. Ahí es nada.