Mejor, hablemos del tiempo

porque como me tires de la lengua…

Archive for the ‘Arte y cultura’ Category

Empapelarte

leave a comment »

Simon Schubert es un artista alemán que, si bien también realiza esculturas e instalaciones, a mí me ha llamado fundamentalmente la atención por sus trabajos en papel: impresionantes interiores arquitectónicos trazados ¿simplemente? doblando papel.

Rundtreppe und Raum, 2008. Simon Schubert

Rundtreppe und Raum, 2008. Simon Schubert

Dach Boden, 2007. Simon Schubert Flur mit Spiegel zentral, 2007. Simon Schubert

Dach Boden, 2007 / Flur mit Spiegel zentral, 2007. Simon Schubert

Schachtelflur, 2009. Simon Schubert Durchgang, 2009. Simon Schubert

Schachtelflur, 2009 / Durchgang, 2009. Simon Schubert


 

Aunque gran parte de sus obras representan escaleras, marcos, molduras, baldosas y tarimas (las línea rectas me inducen a pensar siempre en madera), también es capaz de representar una barca en el mar o el retrato de Samuel Beckett, así como perderse en una miríada de cubos. Y por supuesto, plasmar las mansiones desde fuera:

Villa de Bank, 2007. Simon Schubert

Villa de Bank, 2007. Simon Schubert


 

Como siempre, hay gente que en vez de apreciar el resultado como tal cuestiona la técnica y sugiere que se trata de un mero gofrado o un troquel. No he conseguido averiguar nada más al respecto, pero me sigue pareciendo una maravilla. Y me hace pensar que necesito una nueva categoría para este tipo de arte menos convencional

Anuncios

Written by descatalogado

2011/01/23 at 2:41 pm

Mario Paint Composer

leave a comment »

¿Se puede ser más friki y hortera que una versión de 8 bits del Never gonna give you up de Rick Astley?

Grandioso, el mejor rickrolling de la historia (aunque el del Doom también es muy bueno). Sólo le falta un muñequito pixelado moviendo las manos…

La canción la han compuesto con el Mario Paint Composer, una versión extendida del Mario Paint de la Super NES. El compositor tan solo consta de una partitura en blanco y un un puñado de sonidos distintos para insertar, pero no tiene ninguna opción para, por ejemplo, importar y convertir una canción en mp3. Así que me da la impresión de que conseguir componer una canción reconocible en este cacharro requiere horas de práctica y paciencia. Me quito el sombrero ante las formas de perder el tiempo que tiene la gente…

Y es que los hay que se curran maravillas como el Take on me de A-ha, o el Bohemian Rhapsody de Queen enterito (sí, sigo añadiendo versiones a la entrada anterior). Sin embargo, el que más me ha llamado la atención ha sido el Thriller de Michael Jackson:

Y es que nada más escucharlo he pensado en el juego de Infectonator: World Dominator, cuando utilizas al zombi de Michael Jackson para infectar una ciudad: MJ entra en escena rodeado de zombis, suena la música, todo el mundo baila, y luego ya empieza la masacre:

Chaos at the train station

leave a comment »

Chaos at the Train Station (art by Iván MaGo)

Chaos at the Train Station
(art by Iván MaGo)


Andrew y Mónica quieren ir a Charlestown, a celebrar el sexagésimo cumpleaños del padre de él, pero el tren lleva 45 minutos de retraso. Mientras esperan empiezan a discutir, la situación se pone tensa y…

Si quieres que Andrew y Monica sigan juntos, muestra el lado blanco de la cartulina. Si por el contrario prefieres que se separen, muestra el lado negro.

Chaos at the train station es una obra de teatro formato Elige tu propia aventura que se ha currado Schuyler Hedstrom (que además participa como actor), y que pude ver el viernes pasado en la sala La Madrilera. A medida que transcurre la obra el público tiene que tomar la decisión de cómo continuarla, pudiendo llegar a 16 finales diferentes.

A veces es difícil elegir, ya que las dos opciones suenan prometedoras: ¿la chica pierde los nervios y paga las consecuencias, o el revisor les da nuevos billetes pero con unas condiciones muy especiales? Quizás por ese motivo al acabar la obra la comienzan de nuevo, para que se puedan ver otras líneas argumentales. Y como el comienzo ya nos lo sabemos, lo pasan a cámara rápida: absolutamente genial. ¡Y hacen un bis con un final más!

Además de ser una obra muy divertida y original, quizás lo que más me haya gustado es que se representara también en inglés según la función, ya que el reparto es de lo más internacional. Mola ver gente que se atreve a subirse a un escenario y actuar en un idioma que no es el suyo. Me gustaría haber visto también la versión inglesa para comparar y ver sufrir a los españoles; a ver si sacan más fechas…

Actualización: va a haber una representación más: sábado 24, 21:00, en castellano. ¡No os la perdáis!

Written by descatalogado

2010/04/22 at 5:48 pm

Absolut Traveler’s Exclusive

with one comment

La primera vez que hablé por aquí de mi colección de botellas de Absolut ya dije que la mayoría provenían de aeropuertos de medio mundo. En cierto modo, buscar nuevas botellas en el duty free es una tradición de cada uno de mis viajes que ha conseguido que más de uno se acuerde de mí cuando viaja:

Absolut Postcards

Absolut Postcards

 
Así que me ha parecido una idea bien pensada que la botella de este año venga con el subtítulo de Traveler’s Exclusive (que luego a saber dónde más la venden, claro, que yo sólo miro los aeropuertos). Se trata de Absolut flavor of the Tropics, y aunque yo nunca haya llegado a cruzar ninguno, tengo gente que sí:

Absolut flavor of the Tropics

Absolut flavor of the Tropics

 
Creo que es la primera botella (no funda) que no tiene el nombre centrado debajo del sello y el texto de la tradición sueca de más de 400 años. El mapa viene con una leyenda de colores, diciendo que los sabores son mango, naranja, lichis (no sé cómo lichis se escribe lychee en español), piña y melón, y aunque -como todas- sabe a colonia, al menos esta huele genial. Eso sí, la leyenda es un FAIL en toda regla:

Absolut legend FAIL

Absolut legend FAIL

Y es que, pasándose por la parcelita genital sus anteriores botellas, etiquetan el mango de color rojo (raspberri), la naranja de naranja (mandrin), los lichis de gualdo (mango), la piña de amarillo (citron) y el melón de verde (pears). Y aprovecho para quejarme de que Absolut Mango es la primera botella a la que no le han trastocado el nombre con respecto al sabor. Y sí, Ruby Red está aquí sólo para hacer bonito, porque es que la niña se nos ha hecho mayor (que tengo la miniatura desde 2007 pero la grande no la había visto nunca):

Ruby on Vodka

Ruby on Vodka

Y hablando de grande, por fín tengo la botella más grande de todas, la de 1,75L, que me brinda la ocasión ideal para pasear mi absolut camiseta:

Absolut Garrafón

Absolut Garrafón

Con esta botella ya son cinco los tamaños que tengo: 50mL, 200mL, 700mL, 1L y 1,75L. Y en el maravilloso aeropuerto de Munich tienen la de 500mL, que no la había visto desde Sofía en 2005. (Sí, fui uno de los últimos vuelos en salir normalmente antes de la nube de ceniza volcánica).

Para rematar, la otra incorporación que ha tenido la colección desde el último recuento es la funda Absolut Rock Edition (aunque el cuero y los pinchos iban más para un Absolut Sadomaso), que, como me negaba a comprarla, al final me regalaron. ¡Mil gracias! Con esta ya son dos las fundas que tengo, pero es un mercado en el que me niego a invertir más pasta. Al menos esta tiene en su interior la botella de Absolut Vodka de 1L, que era otra que me negaba a comprar :-)

Absolut SM Absolut Skin

Absolut SM // Absolut Skin

 
Y con esto, la foto de famila: 27 botellas distintas a las que ya no hay quien las haga posar:

Absolut Collection (27)

Absolut Collection (27)

Absolut Flavors (11)

Absolut Flavors (11) en orden de llegada

Absolut Rainbow

Absolut Rainbow


(Sin lugar a dudas, mucho mejor que su Absolut Colors)

Absolut Gradient

Absolut Gradient

Lee el resto de esta entrada »

Written by descatalogado

2010/04/21 at 1:07 pm

La patada en el dardo

with 6 comments

El asunto no es de broma: licenciados universitarios desconocen qué significan golpe bajo, rabo entre piernas, manga ancha o francotirador. Insisto en lo de licenciados universitarios; y, además, con oficio de hablar o escribir retribuido. La instrucción pública ha sufrido tantos ataques reformadores que es hoy mustio collado. En esto sí: o revolución o muerte.

Así termina Fernando Lázaro Carreter uno de sus Dardos, “articulillos satíricos, plenos de humor e ironía, que intentaban atajar las pifias verbales difundidas velozmente, y con notable éxito, por los medios de comunicación”. Es una auténtica delicia leer a este hombre, tanto por su impresionante dominio del lenguaje -y el buen uso que hace de él- como por lo mucho que se aprende del origen de multitud de palabras y expresiones. Por el contrario, es una lástima que tanta maestría lingüística tenga que verse aplicada a delatar los dislates, a menudo tremebundos, cometidos por personas que precisamente deberían vigilar el uso correcto de la lengua: periodistas, locutores, políticos, jueces…

El nuevo dardo en la palabra forma parte de la bibliografía recomendada de una de las asignaturas del nuevo Grado de Lengua y Literatura Españolas de la UNED – nuevo Grado de Bolonia que sustituye a la antigua carrera de Filología Hispánica, y en el que ha desaparecido la enseñanza del latín, que queda relegado a una mera optativa de último curso. Partiendo de semejante ignominia, que no nos extrañe luego que la gente rebuzne.

Lázaro Carreter cuenta en el prólogo que hasta el siglo XVI no se asienta la lengua española lo suficiente como para que sus hablantes empiecen a advertir la presencia de términos extranjeros que vienen a sustituir a los propios. Así, Juan de Valdés asegura en su libro Diálogo de la lengua (1535) que:

el uso nos ha hecho tener por mejores los [vocablos] arábigos que los latinos; y es aquí que decimos antes alhombra que tapete, y tenemos por mejor vocablo azeite que olio.

Por tanto, además de para designar nuevos referentes importados de otras culturas que no disponían de término propio en la nuestra, el uso de neologismos y extranjerismos empieza a aplicarse porque, sin causa aparente, estos “suenan mejor”:

el negocio está en saber si querríades introducir estos por ornamento de la lengua o por necesidad que tenga de ellos.

En cualquier caso los dardos no apuntan contra los neologismos de una manera puritana: lo que buscan es denunciar las tropelías de la voz pública, cometidas bien por falta de instrucción o bien por falta de atención o de sentido común (¿por qué si siempre hablamos del día siguiente, se dice la píldora del día después?). Porque mientras en el siglo XVI la propagación de palabros y giros incorrectos era muy lenta, hoy la prensa, la radio, la televisión e Internet se encargan de difundirlos de forma masiva e instantánea – y, proviniendo de personas que se ganan la vida con la palabra y a las que se les otorga autoridad en el lenguaje, se asientan y calan mucho más hondo. Y de esta manera se están perdiendo distinciones importantes, como entre oír y escuchar, se reduce nuestro vocabulario activo por emplear siempre los mismos términos, se desgastan las expresiones hasta convertirlas en tópicos, y se difunden los vulgarismos y los errores inexcusables.

Un ejemplo tremebundo de traducción, que a nadie parece chirriarle: el mundo de la I+D se está llenando de unas curiosas llamadas que hace la Comisión Europea en sus convocatorias de proyectos (en inglés: call). Se ve que los miembros del CDTI y de las plataformas tecnológicas españolas, dirigidas por Telefónica (que según su logo no lleva tilde), Atos Origin, o la UPM, son tan importantes que reciben un telefonazo de la propia Viviane Reding cada vez que se abre un nuevo plazo. O a lo peor lo que les llega es una instancia a presentarse en avalancha a todos los proyectos, sea cual sea su temática, como si de un llamamiento a las armas se tratara…

Poca gente queda que siga la labor de Fernando Lázaro Carreter. Está el blog Patada al Diccionario, y personas que de vez en cuando le dedican alguna entrada al tema. Recientemente he llegado hasta el blog Switch off and let’s go, centrado en errores de traducción y doblaje, y la trascendencia de estos en el lenguaje cotidiano. Sin embargo, hay una triste realidad que expone muy bien su autora: que los que nos interesamos por esto somos precisamente los que no necesitamos preocuparnos por ello. Ojalá todo el mundo ante cualquier inquietud o duda acudiera presto a consultar algunos de los diccionarios maravillosos de que dispone la lengua española, como el diccionario de la RAE y el panhispánico de dudas.

En fin. Para que no me mate la úlcera, concluyo mejor con una de esas notas geniales del libro:

¿Por qué, se preguntaba [el comediógrafo Adolfo Torrado], el bombín es cosa de mayor tamaño que el bombón ?; hay que permutar ambos nombres. La misma falta de racionalidad afecta según él a polvorín y polvorón, a botín y botón… Dejaba sin pareja al cojín, por la censura tal vez, pero quizá, por fanfarronería.

Bohemian Rhapsody

with 2 comments

Durante mucho tiempo Bohemian Rhapsody de Queen [goEar] [Spotify] me parecía una canción rara, con trozos que me gustaban y partes que se daban de leches entre sí. Ahora me lo sigue pareciendo, pero me encanta. Imagino que el punto de inflexión fue cuando estuve el verano de 2009 en Londres y fui a ver el musical de We Will Rock You (porque verlo en España para que me traduzcan las canciones “lo quiero tó, lo quiero tó”, como que no).

We Will Rock You

We Will Rock You

La trama del musical es una castaña muy grande, y hay unas cuantas gracias y referencias que te pierdes (aunque me sigo partiendo con Scary Bush o con que Britney Spears muriera para salvar la música), pero estar ahí rodeado de gente cantando las canciones de Queen consigue emocionarte de verdad. Durante toda la obra van haciendo referencias y menciones a Bohemian Rhapsody, haciendo que el público espere constantemente que sea la siguiente canción – pero nunca lo es. De hecho, el musical acaba sin que la canten. Y es después de los aplausos cuando proyectan en letras enormes un “¿Queréis que cantemos Bohemian Rhapsody ?” y la gente grita un “Síii”, y se entra en la mecánica del “¡Pues tendréis que gritarlo más alto¡” y la gente ruge y cuando por fin los ánimos están bien exaltados, entonces salen y cantan y el público acompaña, y la canción se aprecia y disfruta como nunca: [Spotify]. (Por cierto, me encanta el vozarrón de la mala).
 

Y es que Bohemian Rhapsody marcó un hito en la historia de la música en 1975. Dada su extraña estructura (¡sin estribillo, ignominioso para la época!) y su larga duración (5:55), los productores dijeron que jamás tendría éxito. Pero Queen consiguió que sonara por la radio, y la canción se convirtió en número 1 durante 9 semanas seguidas. Fue el single más caro de la historia, y el que consiguió asentar para siempre los videos musicales. Los intentos de explicar el sentido de la canción son múltiples y variopintos, y sin duda merece la pena echarle un vistazo a su análisis. Aunque quizás lo más impresionante es el despliegue de ingenio que tuvieron que utilizar para superar algunas de las limitaciones técnicas de la época. Así, en la sección de “ópera”, para crear el muro de sonido que comprende desde los bajos de Brian May a los agudos de Roger Taylor en los “coros”, los vocalistas estuvieron tres semanas grabándose entre 10 y 12 horas diarias hasta conseguir una superposición de 180 niveles. Ni que decir tiene que todo este proceso les impidió después tocar la canción entera en directo, teniendo que llegar hasta a reproducir partes desde una cinta…

Como toda obra famosa, la canción más emblemática de Queen cuenta con un sinfín de versiones. Empiezo por un tremendo vídeo de Los Teleñecos, donde, además del genial chiste con el que cierran, destacan especialmente los agudos de Beaker:

 
Sin embargo, mi versión favorita hasta el momento es un directo (en Berlín) de The Ten Tenors [Spotify], en el que se marcan un homenaje glorioso a ABBA en el minuto 3:46 cuando empieza el “Mamma mia let me go” y ellos meten un par de estrofas de Mamma mia [goEar] [Spotify], que rematan con un “I could never let you go” original de los suecos. Sublime. A ver si en esta línea alguien se atreve a meterle mano al final de la canción con el “Nothing really matters, love is all we need” de Madonna…

Para acabar, decir que aunque no todas las versiones son buenas, siempre las hay que aportan un nuevo punto de vista, como es la de -atención- Rhythms del Mundo featuring Augusto Enríquez: [Spotify]. Ahí es nada.

Arte aparte: tiros, pelusas y cubos de Rubik

with 3 comments

El problema del arte, es que todo es arte. En su segunda acepción:

    Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Pero como tal, a veces se pueden encontrar algunas cosas de lo más excepcional:

Creatividad disparada

Deweaponizing the Gun, Walton Creel Deweaponizing the Gun, Walton Creel

Deweaponizing the Gun, Walton Creel

 
No se trata de imágenes hechas en una impresora matricial, o con caracteres Braille, ni con fragmentos de ralladores – aunque esto último se le empieza a aproximar: son planchas de aluminio agujereadas a balazos. Pulsando en las imágenes se ve una versión algo más grande donde se aprecian los tiros. Forman parte de la exposición Deweaponizing the Gun, de un artista de Alabama (EE.UU., dónde si no) llamado Walton Creel. En sus propias palabras:

During my first experiment I came across the concept of creating an image hole by hole on a surface. I also figured out that canvas would be too stressed by the process of a rifle firing many bullets into it. I moved on to aluminum and, with further experimentation, I figured out exactly how far apart my shots needed to be and that moving beyond .22 caliber was simply too destructive. When the aluminum was painted beforehand, the blast of the gun knocked off a tiny amount of paint around each hole, which helped fuse the image together.

Dispararte Walton Creel en acción

Dispararte, Walton Creel en acción

 
 
… y en polvo te convertirás

Being and Nothingness, Paul Hazelton

Being and Nothingness, Paul Hazelton

 
Paul Hazelton es un artista británico al que he descubierto por sus peculiares esculturas hechas a base de pelusas – que al parecer pide a sus amigos para tener en cantidad suficiente. ¡Y yo barriendo la habitación todos los meses! Aunque a veces también incluye otros materiales, como algodón y esqueletos de insectos… La técnica consiste en humedecer el polvo de los muebles (nunca de la aspiradora o el suelo, ya que está demasiado sucio), moldearlo y secarlo – ¡y pueden conseguirse esculturas de más de medio metro de altura!

Moth-er, Paul Hazelton A bug, Paul Hazelton

Moth-er y A bug, Paul Hazelton


Si las pelusas dominaran el mundo, Paul Hazelton

Si las pelusas dominaran el mundo, Paul Hazelton

 
No tiene una página propia, pero he encontrado una galería con otros proyectos suyos, algunos muy originales, como el retrato de Samuel Beckett hecho con las sobras del recorte de un retrato del escritor, y otros muy inquietantes:

Sac, Paul Hazelton Bzzz, Paul Hazelton

Sac y Bzzz, Paul Hazelton

 
 
El verdadero cubismo

Rubick's Basic, by Jacob Davenport Rubik Kubrick (Clockwork orange), by Invader

Rubick's Basic, by Jacob Davenport
y Rubik Kubrick (Clockwork orange), by Invader

 
Al parecer hay mucha gente haciendo esto (sí, más de tres personas en el mundo haciendo esta locura me parece mucha gente). Puede ser que todo empezara con Jacob Davenport, aunque no lo tengo claro. En su blog aparecen diseños simples hechos con cubos de Rubik en 1996 (y por lo tanto las fotos son analógicas, que son cosas que a día de hoy ya se nos olvidan) y que van complicándose con los años, quizás no tanto en número de cubos como en creatividad, como la imagen que muestra el mismo texto en ambas caras – con alguna que otra complejidad añadida.

Por otro lado tenemos a Invader, que en 2004 empieza con diseños sencillos de invasores con cubos de Rubik (tanto dibujados como construidos). Continúa el trabajo con otros personajes de videojuego, y finalmente se lanza a representar imágenes famosas que originariamente constan de más de 6 colores, haciendo composiciones más grandes que vistas de lejos (o en pequeñito) son inconfundibles:

Mona Lisa Frankenstein Bonny & Clyde Warhol's Soup La naranja mecánica El Resplandior 11S

Invader's Rubik: Mona Lisa, Frankenstein, Bonny & Clyde, Sopa Campbell, La naranja mecánica, El Resplandior, 11S

(Pulsar para ver la composición de cubos)

 
Además, se nota la progresión de píxeles:

Mona Lisa, Invader

Mona Lisa, Invader

El Resplandior, Invader

El Resplandior, Invader

Sopas Campbell, Invader

Sopas Campbell, Invader

 
Sin embargo, la mayor obra representada hasta la fecha de esta manera (está en el Guinness) se trata de La última cena de Leonardo da Vinci, y ha sido realizada por el equipo canadiense de Cubeworks con 4050 cubos:

 
Y yo que no puedo resolver más de dos caras si no es con instrucciones…