Mejor, hablemos del tiempo

porque como me tires de la lengua…

Los días que no existieron

leave a comment »

¿Qué sucedió el 12 de octubre de 1582 en España? Nada. No nada memorable: nada de nada. Pero tengo otra mejor: ¿En qué día de la semana cayó el 17 de octubre de 1582? Pues depende del sitio, señora. ¿Y el 9 de octubre de 1582? Pues en España, por ejemplo, no cayó en nada: ¡es que no hubo!

En un puñado de países del mundo, los días comprendidos entre el 5 y 14 de octubre de 1582 no existieron. O dicho de otro modo, esos días ya habían sucedido: a lo largo de los anteriores 13 siglos, uno en cada año divisible (de forma entera) por 100 pero no por 400. En febrero de 1582, el Papa Gregorio XIII aprobó la reforma del calendario Juliano que modificaba la asignación de los años bisiestos, no tanto para ajustar mejor el calendario al periodo de traslación de la Tierra, estimado entonces en 365.2425 años, sino porque la fecha de la Pascua católica bailaba de una Iglesia a otra, y eso no podía ser.

El hombre que diseñó la fórmula, Aloysius Lilius, propuso realizar la corrección paulatinamente, eliminando los días extra de los siguientes 10 años bisiestos, pero el otro promotor, Christopher Clavius, prefirió borrarlos de un plumazo. Y así, el jueves 4 de octubre de 1582 dio paso al viernes 15 de octubre, al menos en España, Portugal, el Reino de Polonia, el Gran Ducado de Lituania y la mayor parte de Italia. Esto es, los países católicos que obedecieron el decreto papal de modificar un calendario civil sobre el que no tenía jurisdicción.

Francia y algunas provincias de los Países Bajos se fueron sumando entre diciembre de 1582 y enero de 1583. Su aceptación en naciones protestantes como Dinamarca, Suecia y parte de Alemania no se produjo hasta 1700, o 1752 en el caso del Imperio Británico – y para entonces ya había que corregir 11 días, dado el caracter no bisiesto del año 1600 según la nueva regla. En Rusia no se adoptó el nuevo calendario hasta pasada la Revolución de octubre de 1917, que hubiera tenido que llamarse de noviembre en el gregoriano.

Sin embargo, el calendario gregoriano sigue sin ser internacionalmente adoptado. Por ejemplo, países con iglesias ortodoxas como Grecia adoptaron una versión modificada del calendario juliano en 1923 que les puso en consonancia con el gregoriano… pero sólo hasta el año 2800.

En cualquier caso, los problemas con las fechas vienen de largo (el comienzo de los años no siempre ha sido el 1 de enero en todos los países), y siguen existiendo, como los que provocan el orden de la notación del mes y el día en Reino Unido y Estados Unidos (DD/MM/YYYY y MM/DD/YYYY; la solución aprobada por la ISO es YYYY/MM/DD).


PD: Gregorio XIII no fue el único Papa con instinto normalizador: en las conferencias del Planetario sobre música nos contaron de uno (cuyo nombre no apunté y que no localizo en la Wikipedia) que intentó normalizar la frecuencia del La, con un éxito moderado. Total, luego Händel iba con un diapasón en el bolsillo y sólo interpretaba según su frecuencia…

Como nota curiosa, decir que en la estandarización de 1939 la frecuencia que se impuso era 439Hz, pero posteriormente se vieron obligados a adoptar el La 440Hz por las dificultades que derivaba el que 439 sea un número primo. Y sí, en Estados Unidos en vez de notas con nombre utilizan letras.

Y la gente conduce por el lado contrario, y el mundo está loco, loco, loco…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: