Mejor, hablemos del tiempo

porque como me tires de la lengua…

Archive for septiembre 2009

Sólo estoy mirando

leave a comment »

Si en algún momento se ven obligados a acompañar a alguien de tienditas por el Centro Comercial La Gavia, merece la pena asomarse a la tienda de Purificación García y ver las originales fotos que la decoran:

Termómetro de cerilla

Termómetro de cerilla

Clave de Sol de aguja e hilo

Clave de Sol de aguja e hilo

Marcapáginas de corbata, tacón de torre Eiffel, avión de tijera, abeto de Navidad de perchas

Marcapáginas de corbata, tacón de torre Eiffel, avión de tijera, abeto de Navidad de perchas

Traje de Adán, ficha de dominó con corchetes, campanas de dedales, copo de nieve de imperdibles, bandera de alfileres, cubito de hielo de regalo

Traje de Adán, ficha de dominó con corchetes, campanas de dedales, copo de nieve de imperdibles, bandera de alfileres, cubito de hielo de regalo

 
Remontándose hasta 1999, las fotos son imágenes de campaña del genial Chema Madoz. Puede verse alguna más en la página web de la diseñadora. Él seguramente les suene de otros trabajos similares:

Lee el resto de esta entrada »

Written by descatalogado

2009/09/24 at 9:44 am

We’re in the business of killin’ Nazis, and boy, business is boomin’.

leave a comment »

Estoy hasta las narices de los nazis y los judíos. Hace un par de veranos me leí The Book Thief porque el título prometía (aunque luego el libro es un poco flojito), y según vi cuál era el marco de la historia estuve a puntito de devolverlo a la biblioteca. Y me niego a leer o ver El niño del pijama de rayas ni ninguna otra cosa relacionada con el tema, porque me tienen frito:

Wulff Morgenthaler, 2009-09-07
(Y como dijo Nushh: “Si funciona en la política internacional…”)
 

Wulff Morgenthaler, 2009-09-07

 
No he visto El Pianista ni Munich ni El Hundimiento (salvo cuando Hitler protesta sobre la peli de Bola de Dragón), y la única historia que me ha molado desde la saturación es la de Nostradamus ate my hamster, de Robert Rankin, donde Hitler construye un platillo volante y viaja en el tiempo. Así que cuando me enteré de que la peli de Tarantino para la que había sacado entradas iba de “matar nazis”, no supe muy bien a qué atenerme. Pero me ha encantado. Inglourious Basterds está muy bien, y tiene puntos hilarantes.

¡Spoilers!
Lee el resto de esta entrada »

Cuando todo va mal

leave a comment »

Al hilo de los juegos de Karōshi me acordé inevitablemente de los chistes de conejos suicidas de Andy Riley:

Bunny Suicides, by Andy Riley

Bunny Suicides, by Andy Riley

 
Los hay cafres y maquiavélicos, pero mis preferidos son casi aquellos en que la muerte requiere de mucha preparación y paciencia. Ni que decir tiene que me ha encantado el comentario de “Watership Down for the deeply sick”. Ya hablaré un día de La Colina de Watership, que para algo es uno de mis libros favoritos…

Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley
Bunny Suicides, by Andy Riley

Bunny Suicides, by Andy Riley

 
Y no creáis, que hay algunos que podrían estar basados en hechos reales:

Estrés

Estrés

Written by descatalogado

2009/09/22 at 9:34 am

Se acerca el invierno

with one comment

Se acaba el verano, entramos en el otoño, y como reza el lema de los Stark: se acerca el invierno. El hecho de que el lema de una de las Casas Mayores de los Siete Reinos sea ése indica que el Invierno es algo a tener muy en cuenta, especialmente cuando el que se avecina podría durar siete u ocho años fácilmente. Además, con la llegada del invierno las cosas han empezado a agitarse del otro lado del Muro que separa las tierras de los hombres de las tierras de los Otros, unos seres pálidos, gélidos y, sobre todo, mortíferos. Pero en lugar de preocuparse por almacenar las últimas cosechas y reforzar las defensas del Muro, los nobles de Poniente, ebrios de verano y sordos a los que se les avecina, se dedican a jugar el juego de tronos…

Me recomendó la saga Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin una amiga que no consiguió tragarse ni El Señor de los Anillos (que reconozco que tiene un comienzo lento y un viaje por las Quebradas de los Túmulos y el encuentro con Tom Bombadil que son insufribles) ni El Hobbit (que es genial de principio a fin). El motivo puede que sea que, aunque más adelante vaya a haber batallas, dragones, dioses y algo de magia, en Juego de Tronos lo que más abundan son las intrigas palaciegas, las conspiraciones y las traiciones, esto es, la más pura esencia humana.

Además, una de las bazas de la novela es que cada capítulo está contado desde el punto de vista de un personaje distinto, haciendo ver al lector que los actos de unos no siempre son lo que parecen a ojos de otros… Hay personajes entrañables, odiosos, ilusos, astutos, bondadosos y cabrones. Y no siempre son los mismos. De Juego de Tronos me quedo con Arya Stark y sus trabajos de aguja, y con Tyrion Lannister, que es el mejor de todos. De momento.

Lee el resto de esta entrada »

Karōshi

with one comment

Karōshi, en japonés, significa muerte por exceso de trabajo. Se trata de muertes súbitas como infratos o apoplejías causadas por la presión y el estrés laboral. El primer caso reconocido data de 1969, y desde entonces la propia ansiedad al karōshi se suma al problema:

For example, a big life insurance company investigated 500 male white-collar workers in top-ranking corporations in Tokyo. The report shows that 46 percent of respondents were anxious about their own risk of karoshi. A quarter of them experienced complaints from their families related to anxiety about karoshi. Around 5 to 20 percent of the workers themselves were afraid of the high risk of karoshi.

Las cifras reconocidas por el Gobierno me parecen de por sí chungas:

The Japanese Ministry of Health, Welfare and Labour published relevant statistics in 2007: 147 workers died, many from strokes or heart attacks, and about 208 more fell severely ill from overwork in the year to March, the highest figure on record and 7.6 percent up from the previous year. Another 819 workers contended they became mentally ill due to overwork, with 205 cases given compensation, according to the ministry data released on Wednesday. Mentally troubled workers killed themselves or attempted to do so in 176 cases.

Toda esta gente viene a ser uno de cada 12.000 japoneses. Pero estas son las cifras reconocidas oficialmente, insisto. Un estudio de 1997, cuando desde el Ministerio sólo se reconocían entre 20 y 60 muertes anuales, recogía estimaciones de que un tercio de las muertes por problemas cardiovasculares y cerebrovasculares podían deberse al exceso de trabajo, elevando la cifra a 10.000 karōshi año.

¿Qué hacer ante este problema? El Gobierno japonés está trabajando (espero que no excesivamente) para solucionarlo, limitando las horas extra y obligando a los trabajadores a pasar exámenes médicos para poder realizarlas. Las empresas también están poniendo de su parte, pero parece que el problema de fondo está demasiado arraigado en la cultura japonesa:

In 2007, Mitsubishi UFJ Trust & Banking, a division of Japan’s largest banking group, started to allow employees to go home up to three hours early to care for children or elderly relatives. So far, just 34 of the company’s 7,000 employees have signed up for the plan.

 
De modo que yo propongo una solución mucho más sencilla. La próxima vez que te sientas agobiado en el trabajo, descansa un rato y juega a Karōshi, una serie de juegos en Flash cuyo objetivo es resolver los puzzles de cada nivel para que el señor de traje y corbata consiga matarse:

Karōshi Suicide Salaryman

Karōshi Suicide Salaryman

 
El juego, además de original en su concepto, es muy muy divertido y cafre. Y en una de las secuelas te conviertes en Super Karōshi y tienes que conseguir que todos los demás empleados mueran antes de poder morir tú tranquilamente.

Super Karōshi

Super Karōshi

¡Nunca morir en un juego fue tan difícil!

Written by descatalogado

2009/09/20 at 11:39 am

Absolut Collection

with 13 comments

Todo comenzó con los anuncios: elegantes e ingeniosos, siempre estaba pendiente de que sacaran uno nuevo. Luego empezaron a llegar los distintos sabores: Citron y Mandrin. Y -no sé cómo- en uno de los locales de la universidad se empezaron a acumular botellas. ¡Y eran tan bonitas! Nunca había coleccionado nada, pero una colección de tres botellas parecía factible.

Solo que luego empecé a viajar. Y descubrí que en los aeropuertos las botellas eran de un litro, en vez de los 700ml que vendían en las tiendas. Y lo que es peor: descubrí que en la República Checa había sabores inéditos: Kurant y Peppar. Y al ver que cada año sacaban un nuevo sabor supe que jamás terminaría mi colección, pero yo ya había caído en la trampa, y en cada viaje solía volver acompañado.

Años después, y tras un largo tiempo guardadas por culpa de una mudanza y a la espera de una estantería nueva lo suficientemente grande como para darles cabida, mi creciente colección de botellas vuelve a salir a la luz:

Absolut Collection (23)

Absolut Collection (23)

 
Mis 23 botellas (¡gracias por las contribuciones!) comprenden los diez sabores que se han lanzado hasta ahora (Citron, Mandrin, Kurant, Peppar, Raspberri, Vanilia, Apeach, Pears, Ruby Red, Mango), e incluyen putadas (para el coleccionista) como el Absolut Red/100, un lavado de cara para el mismo producto, y dos botellas distintas…

Absolut Flavors (ver notas en Flickr)

Absolut Flavors (ver notas en Flickr)

 
A lo tonto, cada botella tiene una historia detrás: una fiesta, un viaje, un regalo, un romance, combinaciones buenas (Vanilia con chocolate fundido), combinaciones canallas (Raspberri con zumo de naranja sanguina, Apeach con Amaretto), alguna que otra borrachera (¡y bien gorda!), pero, sobre todo, muchos amigos y muchas risas. Y a veces, hasta momentos de inspiración creativa:

Absolut Bottle

Absolut Bottle

Lee el resto de esta entrada »

Written by descatalogado

2009/09/18 at 9:43 am

Publicado en Curiosidades

Tagged with , ,

El Jarama

with 2 comments

Otro de los signos de hacerte mayor es que te da por leer libros que recomendaron en clase de Literatura en el instituto, pero no eran obligatorios. Mi curiosidad por El Jarama (1955) de Sánchez Ferlosio viene de que, cuando ganó el Premio Nadal, le intentaron acusar de haberse llevado un magnetófono al río y haber grabado y después reproducido en el libro las conversaciones de los jóvenes, porque aquello “era demasiado auténtico como para que se lo hubiera inventado”.

El libro cuenta un día a orillas del río Jarama, alternando la historia entre la venta del señor Mauricio y un grupo de jóvenes que han venido desde Madrid para bañarse. Argumentalmente no es que pase gran cosa, pero las conversaciones entre los parroquianos y los jóvenes son muy buenas, debatiendo un montón de temas que siguen estando igual de vigentes hoy día, con unas expresiones y modismos a menudo en desuso (“¡anda la órdiga!”), pero con otras que sorprende que ya se emplearan hace más de medio siglo.

Me han hecho gracia los precios en pesetas, la mención de que la estación de San Fernando de Henares – Coslada es la tercera desde Madrid (actualmente están separadas en dos, y San Fernando es la séptima), o la búsqueda de un Eduardo de Legazpi al que seguro tenían que conocer, que el barrio no es tan grande. Me intriga que la gente bebiera coca-cola y “orange”, que no lo había oído nunca. Pensaba que antes de la Fanta sólo había Mirinda (no he podido datarla, pero ahora sé que mirinda significa maravilloso en esperanto). Memorable también la anécdota de la mujer que pasó toda la guerra guardando un kilo de arroz, sin comérselo, sólo para sentir que no le faltaba, y que si pasaba hambre era porque quería, no porque se viera obligada.

Mi familia de excursión en el Jarama (1955), de Gloria Galán

Mi familia de excursión en el Jarama (1955), de Gloria Galán

 
Una pincelada a una época en la que los domingos eran el único momento de ocio de la semana, y había que aprovechar el tiempo al máximo. Ir a pasar el día al río con unas fiambreras y unas botellas de vino no tendría nada de raro a día de hoy – salvo porque no iríamos en bicicleta desde Madrid, y no sé si el Jarama tendría caudal suficiente como para acabar el día de la misma manera…

Written by descatalogado

2009/09/17 at 9:38 am