Mejor, hablemos del tiempo

porque como me tires de la lengua…

Los Fracasos Tempranos

with 2 comments

Los Fracasos Tempranos es un librito particular de Gabriel Noguera, que no Míchel Noguera, y en cualquier caso más conocido por mí como Kafki (Si seré mendrugo que hasta ayer no vi la relación Kafki-Kafka). No sé si será lo primero que edita en papel, pero para mí tiene la gracia de ser un libro publicado por un blogger que leo, y oye, me hace ilusión pensar que si él puede, quizás algún día haya algún gilipollas que pique y se compre algo escrito por mí1

Lo pillé porque también me hacía ilusión probar Lulu, aunque los resultados no han sido tal y como los esperaba: mi impresión particular y exclusiva del libro tiene la portada mal guillotinada. Pero tiene el código de barras en relieve, y eso mola (Aunque para códigos de barras curiosos, hay que ver este). Lo más sorprendente es que pedir dos libros en un mismo envío sale más caro que pedirlos en dos envíos separados :-S

Pero bueno, el librito (es que es de bolsillo total) está entretenido y se lee en media tarde. Algunos de los relatos (o microrrelatos, raro es el que supera la página) ya los había leído en el blog (¡además hace poquito!). Los otros no sé si son inéditos o que simplemente me los salté en su día, pero por lo general son ingeniosos (aunque algúno quizás peque de exceso de ínfulas).

Cuando M, famoso crítico de cine, fue arrollado por aquel coche y vio pasar su vida entera ante sus ojos, sólo pudo pensar que el mensaje fallaba y que su interpretación había sido mediocre.

Las Juntas Revolucionarias decidieron poner a calles y plazas los nombres de ciudadanos corrientes y anónimos. Así, Pedro García Sánchez, fontanero, pasaba todas las tardes dominicales en la plaza que llevaba su nombre junto a su hijo de ocho años, que estaba orgulloso de su padre.

Auambabuluba [Es muy largo para pegarlo entero]
John Thompson se despertó en un pésimo estado. Se despertó en Texas. Este principio sería suficiente para colgar al autor, pero vamos a dejarlo. Como decíamos, John Thompson se despertó en Texas, lo que era sin duda un fenómeno extraordinario, pues él recordaba con claridad haberse acostado en Boston, Massachusetts, que era donde vivía.

Otras entradas suyas que me han gustado especialmente:

Dobles
Las personas que uno conoce, con el tiempo, son sustituidas por otras que sólo se les parecen.

De la felicidad
Uno olvida siempre que ha sido feliz. Al fin y al cabo, ¿de qué sirven las riquezas del pasado frente a las deudas del presente? Imaginemos que me presentara un día en una tienda y pretendiera pagar con el dinero del pasado. “Yo antes tenía dinero, piense que le pagué en el pasado con aquel dinero de antaño”. El dependiente, si tuviera buen tino, me respondería: “piense que le vendí algo en el pasado, ahora salga de mi tienda”. Me parece recordar que Woody Allen decía algo parecido, que la salud no es mejor que el dinero, que es una tontería ir al carnicero y decirle: “mire qué buena salud tengo, deme un par de filetes”.
La felicidad pasada carece de utilidad. “No estés triste, fuiste feliz hace treinta años” no funciona como consuelo. La felicidad ha de ser permanente, como decía Trotsky de la revolución. Una fiesta continua, con coristas, fanfarrias y fuegos artificiales. Pero siempre es discontinua, como el ser. Nunca dura lo suficiente. Si hubiera un dios, la felicidad sería como las cucarachas, que nunca escasean. Pero el universo está mal montado.

Repeticiones
Qué bello es escribir. Una hoja en blanco no vale apenas nada; sin embargo, cuando la llenas de palabras tuyas, qué maravilla. Eso sí, me siguen pareciendo más bellas las mujeres desnudas, quizás porque no las veo tan a menudo como las frases que garabateo. Pero qué bonito es escribir, me digo como un gilipollas.

Ficciones
Al final de la historia, todo se arregla. El protagonista aprende unas lecciones vitales de lo más valiosas y se queda con la chica. A partir de entonces las cosas siempre irán bien. Y si fueran mal nunca lo sabríamos, pues la historia termina en ese punto. Es lo más parecido a la eternidad que podemos conseguir.

1 Sí, ya sé que para eso necesitaría ponerme a escribir. Pero me sigue pareciendo más factible que conseguir hacer fotos de verdad, por ejemplo…

Anuncios

Written by descatalogado

2009/03/25 a 9:51 am

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola, soy el autor. Discúlpeme el estar un poco borracho, pero quería comentar un par de cosas.

    La portada tendría que estar bien, escríbales y le mandarán uno en condiciones (a un amigo le mandaron un ejemplar al que le faltaban cuatro páginas; le enviaron otro gratis). Lo del código de barras en relieve suena interesante.

    Por cierto, que ese libro tiene muy pocas ínfulas, ¡si precisamente me han criticado tanta autoparodia!

    P.D: He llegado aquí buscándome en un fotolog en el que no me he encontrado.

    K

    2009/03/27 at 3:00 am

    • Bueno, te concederé un margen de duda añadiéndole un quizás a la frase…

      hand

      2009/03/27 at 3:12 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: