Mejor, hablemos del tiempo

porque como me tires de la lengua…

Debajo un botón-ton-ton

leave a comment »

Es práctica habitual aprovechar los días de lluvia para ir al cine. Así que en Ámsterdam aproveché la lluvia para seguir una recomendación y visitar el Teatro Tuschinski, construido en 1921 en estilo Art Decó, y actual multicine.

Hall del Tuschinski

Hall del Tuschinski

El cine cuenta con seis salas, de las cuales la principal es la bonita, con aspecto de teatro y lámpara de araña y la que merece la pena ver, pero es donde proyectaban Slumdog Millionaire y cuando vas al cine en VO con subtítulos en holandés, mejor no jugártela a que hablen hindi…

Así que terminé en un anexo renovado viendo The Curious Case of Benjamin Button, que me habían pintado muy bien. Me ha recordado en parte a Big Fish, pero en peor (aunque claro, Big Fish es que es muy grande). La idea es buena, pero me ha parecido que la llevan de manera demasiado facilona: no llegan a meterse casi en la psicología del personaje y las dificultades de una vida así, y el hilo conductor del hospital me parece sensiblería postiza e innecesaria.

El caso es que, como dice la canción infantil, debajo del botón me encontré con que en la sala había ratones (momento en el que odias a la gente que come y desparrama palomitas y todo tipo de aperitivos por el suelo), y cuando a la salida se lo digo a uno de los encargados me responde que sí, que es que en los edificios así de antiguos es algo muy normal…

Anuncios

Written by descatalogado

2009/03/12 a 9:11 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: