Mejor, hablemos del tiempo

porque como me tires de la lengua…

Empapelarte

leave a comment »

Simon Schubert es un artista alemán que, si bien también realiza esculturas e instalaciones, a mí me ha llamado fundamentalmente la atención por sus trabajos en papel: impresionantes interiores arquitectónicos trazados ¿simplemente? doblando papel.

Rundtreppe und Raum, 2008. Simon Schubert

Rundtreppe und Raum, 2008. Simon Schubert

Dach Boden, 2007. Simon Schubert Flur mit Spiegel zentral, 2007. Simon Schubert

Dach Boden, 2007 / Flur mit Spiegel zentral, 2007. Simon Schubert

Schachtelflur, 2009. Simon Schubert Durchgang, 2009. Simon Schubert

Schachtelflur, 2009 / Durchgang, 2009. Simon Schubert


 

Aunque gran parte de sus obras representan escaleras, marcos, molduras, baldosas y tarimas (las línea rectas me inducen a pensar siempre en madera), también es capaz de representar una barca en el mar o el retrato de Samuel Beckett, así como perderse en una miríada de cubos. Y por supuesto, plasmar las mansiones desde fuera:

Villa de Bank, 2007. Simon Schubert

Villa de Bank, 2007. Simon Schubert


 

Como siempre, hay gente que en vez de apreciar el resultado como tal cuestiona la técnica y sugiere que se trata de un mero gofrado o un troquel. No he conseguido averiguar nada más al respecto, pero me sigue pareciendo una maravilla. Y me hace pensar que necesito una nueva categoría para este tipo de arte menos convencional

Written by descatalogado

2011/01/23 at 2:41 pm

Y yo con estos celos

leave a comment »

Introducción
Para la asignatura Psicología Social del nuevo Grado de Bolonia en Psicología me pedían que hiciera un estudio sobre los celos, evaluando cómo se ven afectados en relación con el sexo del participante, el tipo de infidelidad (emocional o sexual), la edad de la pareja o el estado civil. Los deberes de esta asignatura incluyen los criterios de evaluación de la tarea, y por ejemplo, se pedía un número mínimo de participantes en el estudio: 10. En la tanda anterior tiré de amigos, y conseguí unas 25 respuestas (un tanto sesgadas, que se cargaron los experimentos de Asch sobre la formación de impresiones). Pero ahora necesitaba garantizar el anonimato, y dividir a los participantes hasta cuatro veces, lo cual era imposible con una muestra tan reducida.

Por este motivo hice los formularios en formato Web y pedí ayuda a dos amigos para que los colgaran en sus blogs (de mayor difusión, por aquello de que actualizan regularmente y demás…): Susana en Kobayashi Maru y Chema en Las Penas del Agente Smith. Muchísimas gracias a los dos, y a las más de 500 personas que han respondido los cuestionarios a lo largo de la semana :-)

Batallita
La teoría evolucionista dice que los celos aparecieron como un mecanismo de preservación de una relación importante desde el punto de vista reproductivo. Así, los hombres estarían más preocupados por una infidelidad sexual de su pareja, puesto que se pondría en duda la paternidad de la descendencia y podrían invertir esfuerzos en criar hijos que no llevaran su material genético. En cambio, para las mujeres, la infidelidad más grave sería la emocional: que el hombre tenga hijos con otras mujeres no supone un problema salvo que se involucre y dedique parte de (o todos) sus esfuerzos al cuidado de los mismos.

A este respecto, el psicólogo David Buss planteó la hipótesis de que, al aumentar la edad de la pareja, los celos que siente un hombre ante una infidelidad sexual deberían disminuir, puesto que también lo hace la probabilidad de que la mujer conciba un hijo (y que no sea de él).

Por otra parte, existe una teoría sociocultural que estipula que las diferencias entre los celos de hombres y mujeres no se deben a factores sexuales, sino de género: esto es, dependen de las pautas que la sociedad inculca a niños y niñas y de los roles sociales que se generan.

Así, los psicólogos Luis Gómez Jacinto, Jesús Canto Ortíz y Patricia García Leiva hicieron un estudio (pdf) evaluando las diferencias de género, en el que además contrastaban los dos tipos de infidelidad de manera independiente.

El estudio
El estudio se ha realizado mediante dos escenarios de infidelidad simple y poco explícita, sobre los que se pide a los participantes que indiquen la intensidad de las sensaciones que cada situación les provoca, según los adjetivos traicionado, celoso, agresivo, desconfiado, encolerizado, y engañado. La división en dos cuestionarios es porque varía el orden de los escenarios: en el cuestionario indicado para apellidos A-L se presenta primero la infidelidad emocional y luego la sexual; en el de M-Z el orden es el inverso.

Los cuestionarios de mi experimento venían fijados por la UNED. En lo único en lo que toqué yo algo fue en dividir el estado civil en tres categorías: casado, conviviendo con la pareja, y con pareja pero no conviviendo a diario. Efectivamente, a mí tampoco me parece un buen cuestionario para medir los celos, sobre todo teniendo en cuenta que, de las seis sensaciones que se evaluaban, luego a mí en los deberes sólo me pedían la media :-/

Me han gustado mucho las sugerencias de futuras mejoras del procedimiento que habéis dejado en los comentarios: la inclusión de sentimientos como tristeza, angustia o abatimiento; determinar la manera en que se descubre la infidelidad (confesión de la pareja, por una tercera persona, o por uno mismo); o contemplar la existencia de parejas con relaciones abiertas.

Resultados y conclusiones
Versión muy resumida: la mayoría de las diferencias que se querían medir han resultado no ser significativas, con desviaciones inferiores al 5%, así que no es un estudio muy concluyente. Además, a pesar de la muestra de partida de 500 personas, ha habido algunos datos que no se han podido cruzar por lo reducidas que quedaban algunas segmentaciones, lo que hubiera ocasionado resultados no estadísticos.

Mirando con buenos ojos, parece que en media se cumple la hipótesis de Buss de que los celos sexuales masculinos se reducen con la edad de la pareja (aunque a cambio aumentan los emocionales). Sin embargo, los supuestos evolucionistas de que cada sexo se preocupa más por un tipo u otro de infidelidad no se han cumplido, pero como no se ha hecho un estudio de género tampoco se puede verificar la contrapropuesta. Y el orden de presentación de los tipos de infidelidad ha resultado totalmente indiferente.

Pero lo importante para comentar luego con los amigos: en media, en todas las situaciones evaluadas, las mujeres son más celosas que los hombres.

Los que quieran ver los resultados en detalle, con números y tablitas, pueden consultar el informe hecho para los deberes. Como siempre, lo hice el último día a última hora (y la UNED cierra las entregas a las 23:55, perdiéndose los 4 minutos más valiosos de todos), por lo que es bastante desastroso, pero bueno.

Ya os daré la brasa de nuevo el semestre que viene, e intentaré hacerlo mejor. ¡Muchas gracias a todos!

Mario Paint Composer

leave a comment »

¿Se puede ser más friki y hortera que una versión de 8 bits del Never gonna give you up de Rick Astley?

Grandioso, el mejor rickrolling de la historia (aunque el del Doom también es muy bueno). Sólo le falta un muñequito pixelado moviendo las manos…

La canción la han compuesto con el Mario Paint Composer, una versión extendida del Mario Paint de la Super NES. El compositor tan solo consta de una partitura en blanco y un un puñado de sonidos distintos para insertar, pero no tiene ninguna opción para, por ejemplo, importar y convertir una canción en mp3. Así que me da la impresión de que conseguir componer una canción reconocible en este cacharro requiere horas de práctica y paciencia. Me quito el sombrero ante las formas de perder el tiempo que tiene la gente…

Y es que los hay que se curran maravillas como el Take on me de A-ha, o el Bohemian Rhapsody de Queen enterito (sí, sigo añadiendo versiones a la entrada anterior). Sin embargo, el que más me ha llamado la atención ha sido el Thriller de Michael Jackson:

Y es que nada más escucharlo he pensado en el juego de Infectonator: World Dominator, cuando utilizas al zombi de Michael Jackson para infectar una ciudad: MJ entra en escena rodeado de zombis, suena la música, todo el mundo baila, y luego ya empieza la masacre:

Continuity

leave a comment »

Un hombrecito, una llave y una puerta. Hasta ahí, es un sencillo juego de plataformas. El giro ingenioso y espectacularmente elegante consiste en trocear el nivel en distintas piezas de puzzle, haciendo que el hombrecito sólo pueda pasar de una partición a otra si la frontera que las une casa perfectamente. Y con esta idea Elias Holmlid, Dmitri Kurteanu, Guy Lima Jr. y Stefan Mikaelsson ganaron el Best Student Game Award en el Independent Games Festival 2010: Continuity.

Continuity

Continuity: la idea

Este nivel se resuelve con sólo cuatro transiciones entre piezas, pero a medida que se avanza en el juego las cosas se complican: aumenta el número de llaves necesario para abrir la puerta, y el puzzle empieza a ser un auténtico quebradero de cabeza:

Continuity

Continuity: el reto

A estas alturas viene bien haber jugado a cosas como Portal y manejar trucos del estilo de hacer saltar al hombrecito y cambiarle el suelo mientras está en el aire. Eso sí, la dificultad no radica siempre en el puzzle; a veces, lo que hace falta es un poquito de maña para volar:

Continuity: sólo para Arthur Dent

Continuity: sólo para Arthur Dent

Ya sabes, como dice Douglas Adams en La vida, el Universo y todo lo demás:

El volar es un arte o, mejor dicho, un don.
El don consiste en aprender a tirarse al suelo y fallar.

 
Sin duda, Continuity es conceptualmente uno de los mejores juegos en flash que he visto en mucho tiempo. Quizás se haga un poco corto y simplón, pero tiene muchísimo potencial: basta un cronómetro, y los niveles con más de seis piezas pueden ser un infierno. Si además se le añaden pulsadores y compuertas, el juego se convierte en una auténtica maravilla. Espero que haya segunda parte pronto.

Chaos at the train station

leave a comment »

Chaos at the Train Station (art by Iván MaGo)

Chaos at the Train Station
(art by Iván MaGo)


Andrew y Mónica quieren ir a Charlestown, a celebrar el sexagésimo cumpleaños del padre de él, pero el tren lleva 45 minutos de retraso. Mientras esperan empiezan a discutir, la situación se pone tensa y…

Si quieres que Andrew y Monica sigan juntos, muestra el lado blanco de la cartulina. Si por el contrario prefieres que se separen, muestra el lado negro.

Chaos at the train station es una obra de teatro formato Elige tu propia aventura que se ha currado Schuyler Hedstrom (que además participa como actor), y que pude ver el viernes pasado en la sala La Madrilera. A medida que transcurre la obra el público tiene que tomar la decisión de cómo continuarla, pudiendo llegar a 16 finales diferentes.

A veces es difícil elegir, ya que las dos opciones suenan prometedoras: ¿la chica pierde los nervios y paga las consecuencias, o el revisor les da nuevos billetes pero con unas condiciones muy especiales? Quizás por ese motivo al acabar la obra la comienzan de nuevo, para que se puedan ver otras líneas argumentales. Y como el comienzo ya nos lo sabemos, lo pasan a cámara rápida: absolutamente genial. ¡Y hacen un bis con un final más!

Además de ser una obra muy divertida y original, quizás lo que más me haya gustado es que se representara también en inglés según la función, ya que el reparto es de lo más internacional. Mola ver gente que se atreve a subirse a un escenario y actuar en un idioma que no es el suyo. Me gustaría haber visto también la versión inglesa para comparar y ver sufrir a los españoles; a ver si sacan más fechas…

Actualización: va a haber una representación más: sábado 24, 21:00, en castellano. ¡No os la perdáis!

Written by descatalogado

2010/04/22 at 5:48 pm

Absolut Traveler’s Exclusive

with one comment

La primera vez que hablé por aquí de mi colección de botellas de Absolut ya dije que la mayoría provenían de aeropuertos de medio mundo. En cierto modo, buscar nuevas botellas en el duty free es una tradición de cada uno de mis viajes que ha conseguido que más de uno se acuerde de mí cuando viaja:

Absolut Postcards

Absolut Postcards

 
Así que me ha parecido una idea bien pensada que la botella de este año venga con el subtítulo de Traveler’s Exclusive (que luego a saber dónde más la venden, claro, que yo sólo miro los aeropuertos). Se trata de Absolut flavor of the Tropics, y aunque yo nunca haya llegado a cruzar ninguno, tengo gente que sí:

Absolut flavor of the Tropics

Absolut flavor of the Tropics

 
Creo que es la primera botella (no funda) que no tiene el nombre centrado debajo del sello y el texto de la tradición sueca de más de 400 años. El mapa viene con una leyenda de colores, diciendo que los sabores son mango, naranja, lichis (no sé cómo lichis se escribe lychee en español), piña y melón, y aunque -como todas- sabe a colonia, al menos esta huele genial. Eso sí, la leyenda es un FAIL en toda regla:

Absolut legend FAIL

Absolut legend FAIL

Y es que, pasándose por la parcelita genital sus anteriores botellas, etiquetan el mango de color rojo (raspberri), la naranja de naranja (mandrin), los lichis de gualdo (mango), la piña de amarillo (citron) y el melón de verde (pears). Y aprovecho para quejarme de que Absolut Mango es la primera botella a la que no le han trastocado el nombre con respecto al sabor. Y sí, Ruby Red está aquí sólo para hacer bonito, porque es que la niña se nos ha hecho mayor (que tengo la miniatura desde 2007 pero la grande no la había visto nunca):

Ruby on Vodka

Ruby on Vodka

Y hablando de grande, por fín tengo la botella más grande de todas, la de 1,75L, que me brinda la ocasión ideal para pasear mi absolut camiseta:

Absolut Garrafón

Absolut Garrafón

Con esta botella ya son cinco los tamaños que tengo: 50mL, 200mL, 700mL, 1L y 1,75L. Y en el maravilloso aeropuerto de Munich tienen la de 500mL, que no la había visto desde Sofía en 2005. (Sí, fui uno de los últimos vuelos en salir normalmente antes de la nube de ceniza volcánica).

Para rematar, la otra incorporación que ha tenido la colección desde el último recuento es la funda Absolut Rock Edition (aunque el cuero y los pinchos iban más para un Absolut Sadomaso), que, como me negaba a comprarla, al final me regalaron. ¡Mil gracias! Con esta ya son dos las fundas que tengo, pero es un mercado en el que me niego a invertir más pasta. Al menos esta tiene en su interior la botella de Absolut Vodka de 1L, que era otra que me negaba a comprar :-)

Absolut SM Absolut Skin

Absolut SM // Absolut Skin

 
Y con esto, la foto de famila: 27 botellas distintas a las que ya no hay quien las haga posar:

Absolut Collection (27)

Absolut Collection (27)

Absolut Flavors (11)

Absolut Flavors (11) en orden de llegada

Absolut Rainbow

Absolut Rainbow


(Sin lugar a dudas, mucho mejor que su Absolut Colors)

Absolut Gradient

Absolut Gradient

Leer el resto de esta entrada »

Written by descatalogado

2010/04/21 at 1:07 pm

La patada en el dardo

with 6 comments

El asunto no es de broma: licenciados universitarios desconocen qué significan golpe bajo, rabo entre piernas, manga ancha o francotirador. Insisto en lo de licenciados universitarios; y, además, con oficio de hablar o escribir retribuido. La instrucción pública ha sufrido tantos ataques reformadores que es hoy mustio collado. En esto sí: o revolución o muerte.

Así termina Fernando Lázaro Carreter uno de sus Dardos, “articulillos satíricos, plenos de humor e ironía, que intentaban atajar las pifias verbales difundidas velozmente, y con notable éxito, por los medios de comunicación”. Es una auténtica delicia leer a este hombre, tanto por su impresionante dominio del lenguaje -y el buen uso que hace de él- como por lo mucho que se aprende del origen de multitud de palabras y expresiones. Por el contrario, es una lástima que tanta maestría lingüística tenga que verse aplicada a delatar los dislates, a menudo tremebundos, cometidos por personas que precisamente deberían vigilar el uso correcto de la lengua: periodistas, locutores, políticos, jueces…

El nuevo dardo en la palabra forma parte de la bibliografía recomendada de una de las asignaturas del nuevo Grado de Lengua y Literatura Españolas de la UNED – nuevo Grado de Bolonia que sustituye a la antigua carrera de Filología Hispánica, y en el que ha desaparecido la enseñanza del latín, que queda relegado a una mera optativa de último curso. Partiendo de semejante ignominia, que no nos extrañe luego que la gente rebuzne.

Lázaro Carreter cuenta en el prólogo que hasta el siglo XVI no se asienta la lengua española lo suficiente como para que sus hablantes empiecen a advertir la presencia de términos extranjeros que vienen a sustituir a los propios. Así, Juan de Valdés asegura en su libro Diálogo de la lengua (1535) que:

el uso nos ha hecho tener por mejores los [vocablos] arábigos que los latinos; y es aquí que decimos antes alhombra que tapete, y tenemos por mejor vocablo azeite que olio.

Por tanto, además de para designar nuevos referentes importados de otras culturas que no disponían de término propio en la nuestra, el uso de neologismos y extranjerismos empieza a aplicarse porque, sin causa aparente, estos “suenan mejor”:

el negocio está en saber si querríades introducir estos por ornamento de la lengua o por necesidad que tenga de ellos.

En cualquier caso los dardos no apuntan contra los neologismos de una manera puritana: lo que buscan es denunciar las tropelías de la voz pública, cometidas bien por falta de instrucción o bien por falta de atención o de sentido común (¿por qué si siempre hablamos del día siguiente, se dice la píldora del día después?). Porque mientras en el siglo XVI la propagación de palabros y giros incorrectos era muy lenta, hoy la prensa, la radio, la televisión e Internet se encargan de difundirlos de forma masiva e instantánea – y, proviniendo de personas que se ganan la vida con la palabra y a las que se les otorga autoridad en el lenguaje, se asientan y calan mucho más hondo. Y de esta manera se están perdiendo distinciones importantes, como entre oír y escuchar, se reduce nuestro vocabulario activo por emplear siempre los mismos términos, se desgastan las expresiones hasta convertirlas en tópicos, y se difunden los vulgarismos y los errores inexcusables.

Un ejemplo tremebundo de traducción, que a nadie parece chirriarle: el mundo de la I+D se está llenando de unas curiosas llamadas que hace la Comisión Europea en sus convocatorias de proyectos (en inglés: call). Se ve que los miembros del CDTI y de las plataformas tecnológicas españolas, dirigidas por Telefónica (que según su logo no lleva tilde), Atos Origin, o la UPM, son tan importantes que reciben un telefonazo de la propia Viviane Reding cada vez que se abre un nuevo plazo. O a lo peor lo que les llega es una instancia a presentarse en avalancha a todos los proyectos, sea cual sea su temática, como si de un llamamiento a las armas se tratara…

Poca gente queda que siga la labor de Fernando Lázaro Carreter. Está el blog Patada al Diccionario, y personas que de vez en cuando le dedican alguna entrada al tema. Recientemente he llegado hasta el blog Switch off and let’s go, centrado en errores de traducción y doblaje, y la trascendencia de estos en el lenguaje cotidiano. Sin embargo, hay una triste realidad que expone muy bien su autora: que los que nos interesamos por esto somos precisamente los que no necesitamos preocuparnos por ello. Ojalá todo el mundo ante cualquier inquietud o duda acudiera presto a consultar algunos de los diccionarios maravillosos de que dispone la lengua española, como el diccionario de la RAE y el panhispánico de dudas.

En fin. Para que no me mate la úlcera, concluyo mejor con una de esas notas geniales del libro:

¿Por qué, se preguntaba [el comediógrafo Adolfo Torrado], el bombín es cosa de mayor tamaño que el bombón ?; hay que permutar ambos nombres. La misma falta de racionalidad afecta según él a polvorín y polvorón, a botín y botón… Dejaba sin pareja al cojín, por la censura tal vez, pero quizá, por fanfarronería.